Especial de Rubores

0:09:00 Nora Arakaki 9 Comments



Yo suelo sonrojarme fácilmente, por todo y con todo, y quizás por ese motivo antes no le daba importancia ni solía comprar rubores; sin embargo, hace algún tiempo descubrí realmente la importancia de ese producto cosmético. Ahora me encantan y como ya se imaginarán deseo tener muchos :)!

Hoy les traigo un capítulo más de especiales de productos, esta vez dedicado al Blush.



Tipos de Rubores (También llamados coloretes, chapas (?)..)

En polvo. Es el más común, de hecho todas lo conocen y aunque no lo usen, de todas maneras los deben haber visto.  Viene en forma de polvo compacto en gran variedad de gamas, desde los rosados a los cobrizos, pasando por los duraznos y lilas.

Ventajas: Son más accesibles, como les dije, hay muchísimos tonos. Van bien en la mayoría de pieles.
Desventajas: Suelen acumularse en las líneas de expresión de pieles maduras.

Aplicación: Si bien algunos vienen con brochas o motas, es preferible utilizar una brocha específica para rubor a fin de obtener un resultado óptimo. Lo más recomendable es ir de menos a más, agregando color poco a poco, pues de lo contrario es complicado de retirar.











En crema. Se han popularizado y ya le están haciendo la competencia a los coloretes clásicos ya que brindan un efecto muy natural y son de fácil aplicación.

Ventajas: Se funden con la piel de forma menos notoria que los rubores en polvo. Son específicamente beneficios para las pieles secas ya que, además de dar color, las mantienen humectadas.

Desventajas: Suele haber paletas de tonos más reducidas; además, son poco o nada recomendables en pieles grasas puesto que se corren bastante rápido.

Aplicación: Con las manos muy limpias, se esparce de forma suave pero rápida en las mejillas, para finalizar puedes utilizar una esponja para difuminar.








En gel. Esta presentación es mucho más novedosa, es bastante ligera y al contrario que en el caso anterior, va excelente en pieles grasas.

Ventajas: Es la fórmula con el acabado más natural y de mayor duración.  No es oleosa, resulta ideal para todo tipo de pieles.

Desventajas: Estos rubores son menos difundidos, por lo pronto se pueden encontrar en marcas profesionales como MAC u otras algo costosas como Givenchy; por otra parte, la gama de colores también es algo limitada.

Aplicación: Directamente con los dedos limpios, de forma rápida ya que se absorbe fácilmente.









Gamas y tonalidades


La idea del colorete es lograr un efecto fresco y juvenil que asemeje naturalmente el color en las mejillas, por eso es fundamental utilizar la gama más favorecedora según tu tono de piel.

Pieles claras y morenas frías: Aunque parezcan opuestas, ambos tipos lucen mejor con la gama de rosados, desde los más claros como los pasteles o lilas  hasta los intensos como los fucsias, respectivamente.

Pieles claras de trasfondo amarillo: Se complementan mejor con tonos naranjas/corales, para looks más naturales, así como bronces satinados para la noche.

Pieles trigueñas y morenas cálidas: Dorados, bronces y marrones son los colores más favorecedores, especialmente si tienen un toque satinado.