Especial de Correctores

23:06:00 Nora Arakaki 1 Comments


En general en verano dormimos menos, ¿o soy solo yo la que no descansa bien?; no estoy segura pero no creo ser la única que a veces se levanta con ojeras y otro tipo de problemillas, que obviamente quiero disimular. 
Para esos días, nada mejor que nuestro amigo el corrector!

Los hay en vaaarias formas, en distintos colores y marcas, pero no es solo cuestión de cuál luce más lindo, sino que cada uno tiene funciones y objetivos distintos, por lo que debes partir de tu tipo de piel y necesidades para elegirlo.


El típico corrector es el que viene en stick, como un lapiz labial o una goma escolar, you know. Es cremoso y suele tener bastante cobertura, dejando una pariencia de polvo al finalizar. Este es como un tipo genérico, que funciona para casi todos, pero puede variar en los colores. 




Por otra parte, tenemos los fluidos, que comúnmente vienen en la presentación de los glosses, con esponjita o brocha. Este corrector también suele ser bastante cubriente pero además deja un aspecto mucho más natural que el anterior, y es fácil de aplicar así como de difuminar.


Además, existen los que vienen en potes pequeños como crema. Funcionan casi idéntico a los de stick, se aplican y difuminan con los dedos. 


Finalmente, hay también algunos en forma de crayón, que no son tan comunes, pero por ahí los pueden encontrar.




A la hora de decidirte, ten en cuenta que los que tienen acabado en polvo, son los que mejor les va a las pieles grasas, mientras que los cremosos funcionan mejor para las pieles normales o secas. Los fluidos son mucho más versátiles, se funden bastante bien y aplicando un polvo translúcido también pueden dar un buen resultado a las pieles oleosas. 

Por último, otro detalle a tener en cuenta es el de los colores. Básicamente, podemos utilizar uno color piel (que son la mayoría) o uno específico para lo que desees camuflar. 
Si vas a usar lo primero, elige uno que sea del color más parecido a tu base, no algo más claro porque sino las manchas u ojeras no se disimularán sino que llamarán más la atención.



Por otra parte, encontrar los de colores es sencillo, es solo cuestión de tonos opuestos: verde para las manchas rojas,  amarillo/beige para las zonas mordas como las ojeras, melón para las zonas azuladas, además de los marrones para contornear y los más claros para iluminar. 


Espero que esta info les sea últil! No se olviden que aún hay 2 sorteos pendientes!