Por qué desaparecí y qué será del blog...

21:36:00 Nora Arakaki 1 Comments


Llevo más de 2 semanas casi sin postear y aunque quería hacerlo, realmente me resultaba imposible. No he abandonado el blog, aunque sí dejé de escribir e interactuar en redes sociales, pero de hecho jamás me iría sin decir adiós.  Hoy he decidido retomarlo y contarles por qué desaparecí.



Se me ocurrió grabar para video para poder hacerlo más directamente, sin embargo la falta de tiempo, y sobre todo, de ganas, al final pudieron más y decidí solo bloggear; quizás en un futuro cercano lo filme, ¡en verdad me encantaría!

En varias oportunidades les he contado que de un tiempo a acá tengo algunos -varios- problemas familiares que me impiden continuar con mi vida normal de blogger (asistir a eventos, hacer fotos, etc, postear tan seguido), y al parecer la situación ha empeorado últimamente. 

Aparte, desde hace ya un mes volví ordenar mi vida laboral de forma más estable y a pesar de que quería organizar mi tiempo para continuar como siempre, hasta ahora me ha sido difícil. Entre asistir a citas médicas, estar en la oficina y dormir, bloggear, que siempre fue una de mis prioridades, comenzó a ser una carga.

Finalmente, tuve el problema con el dominio del blog y volvimos al .blogspot.com...que aún continúa hasta que decida qué hacer, pero que en cierta forma, aunque parezca tonto, me desmotivó un poco.

Hoy, luego de esperar un tiempo prudencial para reanimarme y poner en orden mis ideas, recordé qué en el 2010, luego de pasar por otra etapa totalmente jodida, inicié este espacio para dedicarme de alguna manera a lo que más me gusta: la moda. 

Bloggear ha sido más que un hobby, ha sido un compromiso, una satisfacción y también un motor para mi. Si no hubiese creado este blog de hecho no trabajaría en lo que hago actualmente, no habría experimentado todo lo que he pasado en estos dos años y probablemente estaría en un escritorio junto a mi Constitución Política. 

Pareciera que es aniversario del blog o algo así, pero no, simplemente es un nuevo inicio, una nueva etapa. Irme fue necesario para darme cuenta de lo que dejaba y para darme un impulso para comenzar otra vez.Espero que todo se vaya solucionando, mientras tanto, seguiré intentando hacer lo mejor, para ustedes y por mi.